Un país llamado Nacional

¿Qué tienen en común un pescador indígena de Leticia, un ganadero de La Guajira y un vendedor de hamburguesas de San Andrés? El fútbol otorga la respuesta: Atlético Nacional de Medellín, el reciente campeón colombiano, declarado por la IFFHS como el mejor equipo del mundo en el 2016. Su grandeza rebasa etiquetas y rankings. Su propia barra ha producido una serie documental web que recorre diez ciudades con una consigna: demostrar que el ‘Verde’ es capaz de integrar un país fracturado por el regionalismo y la violencia.

Alivio: esta serie documental no es una pieza del marketing —en su sentido más vil—, aunque haya sido concebida por AN Producciones, la productora de Los del Sur, la hinchada más numerosa del Atlético Nacional de Medellín. Sí, leíste bien, una barra que documenta su fanatismo y sin lamerse frente al espejo, además.

Un producto financiado por el club, disponible en sus redes sociales y su cuenta de YouTube, pero sin ser un cherry descarado. Diez capítulos, de los que ya se han publicado siete (las entregas son quincenales), que recorren esos cinco países que conforman Colombia. Desde San Juan de Atacuari, una comunidad olvidada en Leticia, la punta sur, donde el Amazonas comparte su caudal con el Perú y Brasil, hasta Riohacha, en el extremo norte, en la costa caribe.

Los personajes desfilan: Otoniel Castañeda, un llanero que anda descalzo para romper una maldición del diablo; Andrés Solano, un ingeniero ambiental que viajó 42 horas en bus desde Yopal, en el centro de Colombia, hasta Medellín para ver un clásico por el centenario del DIM, el rival que nació en la misma montaña; Delfino Watson, un anciano que hace tres años se autobautizó en una notaría como Delfino Nacional; Fabián Ullune, un líder indígena que nunca pudo comprarse una camiseta del equipo, pero pintó el escudo en su pared; o una adolescente bogotana que perdió a su mejor amiga y volvió a sonreír en el Atanasio Girardot.

Mucho de los personajes fueron rastreados por las casi cuarenta filiales de la barra. AN PRODUCCIONES

Los paisajes pintan: los corales y colores del mar de San Andrés, la arquitectura colonial de Mompox, el verde de los llanos. Todo a una sola cámara y un drone, en dos meses y medio, por un equipo de producción de cinco personas, dirigido por Óscar Arango, el ‘Gigante’.

—No fuimos en la búsqueda de un indígena que le cantara al Nacional con una bandera en la mano. Necesitábamos historias reales para concretar el concepto de que Nacional es un elemento integrador de país que puede conectarnos tanto como el vallenato.

El ‘Gigante’ —por su despreciable metro noventa y tres— no siempre fue el productor de televisión de cabello corto, engominado, y polo cuello camisero que el año pasado dirigió “La ciudad de la gloria”, documental que gira en torno a la consecución de la segunda Copa Libertadores del ‘Verdolaga’.

La producción rondó los 70 mil dólares. El próximo capítulo se publicará en la cuenta de YouTube del club este domingo 17 de julio. AN PRODUCCIONES

Piercings en nariz, boca y lengua, un cabello larguísimo, y un par de tribales en los brazos fueron su intimidante look, cuando era el ‘peladito’ intrépido, a finales del ’99, que encabezaba la barra a la hora de guerrear. De sus cinco mejores amigos, dos están vivos, uno de ellos en la cárcel.

—Es muy complejo separar la violencia de nuestra realidad porque crecimos con un primo asesinado o algún familiar que fue parte de las estructuras del narcotráfico. Yo tuve la suerte de pisar la universidad. Pero no todos pueden. Y por eso muchos de los que aportamos al conflicto hoy somos actores sociales que lo combaten con cultura.

AN Producciones, una de las cuatro unidades de negocio de Los del Sur (cuentan con un club deportivo, una tienda y una asociación cultural), no solo se enfoca en la producción audiovisual sino también en la logística de eventos. Contratan a muchachos de la misma barra para vigilar la activación de una marca o el aniversario de una empresa. Le sacan gente a las calles.

AN Producciones, encabezado por Óscar Arango, grabó, además, en las ciudades de Barichara (Santander), Quibdó (Chocó), y Medellín. AN PRODUCCIONES

En uno de los episodios, un líder indígena de Quisgó, una comunidad de Silvia al oriente del Cauca, cuenta la única vez que vio al Atlético Nacional, mientras desayuna un guiso de papas.

—Ese día perdimos, pero me fui con alegría. Yo soy indígena, y hay muchas cosas que tenemos restringidas. Pero el amor del Nacional nadie nos lo puede quitar.

El nombre calza: es un país llamado Nacional.

Artículo anterior
Goalball, un deporte a oscuras
Artículo siguiente
Los once del solar

Sin comentarios

Déjanos tu sudor

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back
COMPARTIR

Un país llamado Nacional