Dos arqueros conversan

/

Uno aprendió a volar en los potreros de Rosario; el otro, en el ‘Paraíso de los suicidas’, fatídica pendiente de antaño en Magdalena. A uno lo retiró un dirigente, al otro la