Los bolos tienen los ojos rasgados

/

El señor Matsushita, sí, el de la casa embrujada, era un aficionado a ver pinos derribados y patrocinó a una larga lista de lanzadores nikkei en los años setenta. Cuatro décadas después,