La resurrección de una pasión

[Escribe: Rodrigo Arosemena] Escribo estas líneas desde el aeropuerto de Ámsterdam. Han quedado atrás las caminatas, vítores, cantos y el clamor de miles de gargantas peruanas. Me llevo a Lima un corazón