Amado sea el que suda (a secas)

Símbolo del empeño y el disfrute, maldición social o necesaria liberación, el sudor es parte ineludible de la condición humana. Húmedas reflexiones de un peruano sudoroso desde Madrid, a propósito del debut